Posterior a los periodos que redujeron el encarcelamiento se suceden tendencias que aumentan el discurso y la realidad del castigo en materia de drogas. Estas contradicciones determinan a la política de drogas dentro de un enclave penitenciario o, al menos, que se diluye en la cuestión penal. De ahí que la política de drogas termina siendo en la praxis la más importante política criminal del país. Además, adquiere una relevancia frente al resto de las políticas públicas, pues pone en discusión la coherencia en la gobernanza del fenómeno social de las drogas. Estudiar las dinámicas del encarcelamiento es desnudar la política de drogas. En este sentido, el Colectivo de Estudios Drogas y Derechos (CEDD) vuelve a la investigación que se convirtió en su hecho fundacional. En 2010, el CEDD salió a la luz con la afamada investigación titulada como “Sistemas Sobrecargados”. Han transcurrido más de seis años y desde las Naciones Unidas se vuelve a replantear al encierro como institución ineficaz dentro de las políticas y prácticas internacionales sobre drogas. No cabe duda que al retomar a la cárcel como objeto de estudio se plantea insistentemente en la necesidad de desmontar al sistema penal como entidad central de la política de drogas.

Publicado por: CEDD